Teatro de Alejandro Casona

En 1935 Alejandro Casona, poeta y dramaturgo español (1903-1965), publicó una obra teatral llamada Nuestra Natacha.

Nuestra Natacha cuenta la historia de una joven que ha logrado prepararse en Pédagogía. Natacha se va a encontrar por tanto en un ambiente universitario compuesto exclusivamente de hombres. Allí conocerá a Lalo, quien se enamorará de ella. Natacha será directora del Reformatorio de las Damas Azules, una institución penitenciaria. Natacha tendrá como objetivo, aquel de convertirlo en un lugar digno para las prisioneras.

Esta obra es relevante porque pone de relieve el papel de la mujer durante la Segunda República española (1931-1939) y a la vez subraya, por oposición, el retroceso que sufrió la mujer durante el franquismo (1939-1975). Así mismo la educación es el eje de la obra: recordemos que uno de los grandes avances de la Segunda República española fue el de las Misiones Pedagógicas.

Esta obra teatral tuvo gran acogida entre los intelectuales América latina no sólo por el contacto directo del dramaturgo exiliado que recorrió Francia y varios países latinoamericanos sino también por la voluntad de apoyo a la democracia española. Estos países fueron entre otros, Argentina (donde también se radicó), Costa Rica, Ecuador, México y Brasil.

Cito a continuación una definición de héroe. Le dice Natacha a su tío:

« Y yo pienso, tío Santiago, que el único valor estimable es este: no el de los héroes brillantes, sino el de tantos humildes que luchan y trabajan en las últimas filas humanas, que no esperan la gloria, que sienten el miedo y el dolor de cada día… ¡pero están en su puesto! »

A través de este personaje se puede observar una definición de Héroe ( o heroína) que enfoca a los anónimos pero que se distinguen socialmente por pertenecer a la clase oprimida y explotada. Discurso marxista cierto pero no sin interés en estos tiempos en que se puede observar que las prebendas son dadas a personas que no han hecho el mínimo esfuerzo heroico.

 

Lo cotidiano poetizado

Tema poético: Lo cotidiano poetizado

Ne pas passer outre les éléments du quotidien qui sont matériaux de la poésie, voici la leçon que l’on peut tirer du poème de Neruda, « Hoy, que es el cumpleaños de mi hermana » et des poèmes des élèves de la Seconde OIB du Lycée Saint-Sernin de Toulouse.

Lire la suite

Pablo Neruda: Hoy, que es el cumpleaños de mi hermana

Pablo Neruda (1904-1973)

Enseñar español con poesía es un desafío porque no siempre es bienvenida en los jóvenes y más aún con un poema de Crepusculario (1923) como “Hoy, que es el cumpleaños de mi hermana” que es triste. El poeta chileno con un elemento de lo cotidiano como el cumpleaños de su hermana ha logrado exteriorizar su estado de ánimo; esto es precisamente lo que he considerado clave para estimular la escritura poética en mis alumnos (véase en “Travaux de mes élèves”).

Gracias a la Fundación Pablo Neruda  que pone a disposición estos preciosos documentos permitiendo su reproducción para permitir la formación de nuestros educandos.

Lire la suite

Réflexions de Mario Vargas Llosa sur la lecture

La gran aventura de mi vida ha sido la literatura, sin ninguna duda, no solo lo que he escrito, sino lo que he leído.

La lectura, experiencia fundamental para mí, me ha hecho vivir de una manera maravillosa, y por eso veo con cierta angustia la posibilidad de que la lectura pudiera ir, no desapareciendo, pero sí empobreciéndose cada vez más, llegando a menos gente.

La lectura ha sido una fuente tan rica de goce, de placer, justamente de vivir las vidas intensas de la aventura, que se cegaría una fuente fundamental de la vida si la lectura pasara a ser en el futuro una actividad de minorías, de catacumbas.

La grande aventure de ma vie a été la littérature, sans aucun doute, pas seulement ce que j’ai écrit mais ce que j’ai lu.

La lecture, expérience fondamentale pour moi, m’a fait vivre d’une merveilleuse manière, et c’est pour cela que je vois avec une certaine angoisse la possibilité que la lecture tende peu à peu, non à disparaître, mais bien à s’appauvrir de plus en plus, atteignant à moins de gens.

La lecture a été une source tellement riche de jouissance, de plaisir, donnant précisément à vivre les vies intenses de l’aventure, qu’une source fondamentale de la vie serait tarie si, à l’avenir, la lecture deviendrait une activité de minorités, de catacombes.

Mario Vargas Llosa, écrivain hispano-péruvien, Prix Nobel de Littérature en 2010, interviewé par le journaliste et écrivain sévillan Juan Cruz à l’occasion de la publication de son dernier roman, Cinco esquinas. J’ai tiré de cet entretien ces réflexions de Vargas Llosa sur la lecture, entre émerveillement et pessimisme pour l’avenir.

Ce fragment porte un paragraphe suivi. Les phrases sont ici séparées pour faciliter la lecture de l’original et de sa traduction en français.

L’article vaut la peine d’être lu en entier.

Source :

http://cultura.elpais.com/cultura/2015/10/22/babelia/1445520280_937768.html

Marlene Moret

Henri Michaux, Ecuador. Diario de viaje.

Le soir, sept heures, à cheval.

Équateur, Équateur, j’ai pensé bien mal de toi.
Toutefois, quand on est près de s’en aller… et revenant à cheval par un clair de lune comme je fais ce soir (ici les nuits sont toujours claires, sans chaleur, bonnes pour le voyage) avec le Cotopaxi dans le dos, qui est rose à six heures et demie et seulement une masse sombre à cette heure… mais il y a des mois, que je ne le regarde plus…Équateur, tu es tout de même un sacré pays, et puis qu’est-ce que je deviendrai, moi ?

Je retourne à Paris et quand on revient à Paris sans le sou, on a beau faire le chemin par le Brésil et la forêt tropicale, on sent déjà les crampes de la misère, et on se tracasse malgré soi pour la chambre à punaises qu’il s’agira de trouver dans ce grand Paris, que l’on connaît, ah, oui, que l’on connaît.

Ça, c’est la vérité à dire au moins une fois.

Jeudi, 6 septembre.
Il semble qu’on devrait savoir quelque chose au sujet de ce départ. Il semble que le oui ou le non soient des mots courts à prononcer. Il semble qu’un voyage qui comporte quatre jours à pied, six à cheval, trente en canoa, parmi des tribus encore sauvages, du paludisme, et des serpents, puis la traversée du Brésil et de l’Atlantique, il semble qu’on pourrait en préparer quelques petits détails, quoique je l’avoue, en vingt-quatre heures on puisse faire bien des choses.

Il semble, il semble, il semble…

Je ferai un jour le portrait de l’Équatorien.

Henri Michaux, Ecuador. Journal de voyage, Editions Gallimard, 1929, réédition 1968, p. 118-119

Por la noche, a las siete, a caballo.

Ecuador, Ecuador, sí que pensé muy mal de ti.
No obstante, cuando uno está a punto de marcharse… y volviendo a caballo en una noche de luna como estoy haciendo yo esta noche (aquí las noches siempre son claras, sin calor, buenas para el viaje) con el Cotopaxi a mis espaldas, que es rosado a las seis y media y sólo una masa sombría a esta hora… pero hace muchos meses que ya no lo miro…
Ecuador, a pesar de todo menudo país eres, y en fin ¿qué será de mí, de mí?

Vuelvo a París y cuando uno vuelve a París sin un centavo, por más que uno viaje por Brasil y la selva tropical, siente ya los calambres de la miseria y aunque uno no quiera se preocupa por la habitación con chinches que habrá que encontrar en el gran París, que uno conoce, ah, sí, que uno conoce.
Así es, esa es la verdad que tiene que ser dicha al menos una vez.

Jueves, 6 de septiembre.
Parece que se debería saber algo a propósito de esa salida. Parece que el o el no son palabras fáciles de pronunciar. Parece que un viaje que necesita cuatro días a pie, seis a caballo, treinta en canoa, entre tribus aún salvajes, paludismo y serpientes, luego la travesía de Brasil y el Atlántico, parece que se podría preparar algún que otro pequeño detalle, aunque lo confieso, en veinticuatro horas puedo hacer muchas cosas.

Parece, parece, parece…

Un día haré el retrato del ecuatoriano.

Henri Michaux, Ecuador. Journal de voyage, Editions Gallimard, 1929, réédition 1968, p. 118-119