El retrato de Miss Lunatic

SEIS

Presentación de miss Lunatic.

Visita al comisario O’Connor.

Cuando oscurecía y empezaban a encenderse los letreros luminosos (1) en lo alto de los edificios, se veía pasear por las calles y plazas de Manhattan a una mujer muy vieja, vestida de harapos (2) y cubierta con un sombrero de grandes alas (3) que le tapaba casi enteramente el rostro (4). La cabellera, muy abundante y blanca como la nieve, le colgaba por la espalda, unas veces flotando al aire y otras recogida en una gruesa trenza que le llegaba a la cintura. Arrastraba un cochecito de niño (5) vacío. Era un modelo antiquísimo (6), de gran tamaño, ruedas muy altas y la capota bastante deteriorada. En los anticuarios y almonedas (7) de la calle 90, que solía frecuentar, le habían ofrecido hasta quinientos dólares por él, pero nunca quiso venderlo.

Sabía leer el porvenir en la palma de la mano, siempre llevaba en la faltriquera (8) frasquitos con ungüentos que servían para aliviar dolores diversos, y merodeaba (9) indefectiblemente por los lugares donde estaban a punto de producirse incendios, suicidios, derrumbamientos (10) de paredes, accidente de coche o peleas. Lo cual quiere decir que se recorría Manhattan a unas velocidades impropias de su edad. Incluso había quienes (11) aseguraban haberla visto la misma noche a la misma hora circulando por barrios tan distantes como el Bronx o el Village, y metida en el escenario de dos conflictos diferentes, como alguna vez quedó acreditado en fotos de prensa (12). Y entonces no cabía duda (13). Porque si salía retratada (14), aunque fuera en segundo término y con la imagen desenfocada (15), su peculiar aspecto hacía imposible que nadie pudiera confundirla con otra mendiga cualquiera (16). Era ella, seguro, era la famosa miss Lunatic. Por ese apodo (17) se la conocía desde hacía mucho tiempo, y sus extravagancias la habían hecho alcanzar una popularidad rayana (18) en la leyenda.

No tenía documentación que acreditase su existencia real, ni tampoco familia ni residencia conocidas. Solía ir cantando canciones antiguas, con aire de balada o de nana (19) cuando iba ensimismada, himnos heroicos cuando necesitaba caminar aprisa. Tan pronto se detenía ante los escaparates lujosos de la Quinta Avenida, como se entretenía revolviendo en los vertederos de basura de la periferia con su bastón con puño dorado que representaba un águila bicéfala. Cuando encontraba algún mueble o cachivache (20) en buen estado de conservación, lo cargaba en su cochecito y lo transportaba a alguna almoneda de aquellas donde la conocían. Y todo lo que pedía a cambio era un plato de sopa caliente.

Carmen Martín Gaite, Caperucita en Manhattan, p. 107-108, 1991.

Madrid, 2002, Editorial Siruela

Lexique pour vous aider

1.- Los letreros luminosos.- les enseignes lumineuses.

2.- Los harapos.- les guenilles.

3.- Un sombrero de grandes alas.- Un chapeau aux larges bords.

4.- El rostro.- le visage.

5.- Un cochecito de niño.- Une poussette.

6.- Antiquísimo.- superlativo de “antiguo”.

7.- Las almonedas.- les ventes aux enchères.

8.- La faltriquera.- el bolsillo.

9.- Merodear.- rôder.

10.- Los derrumbamientos.- Les écroulements.

11.- Et même il y en avait qui…

12.- Quedó acreditado en fotos de prensa.-  on a pu le prouver grâce aux photos de presse.

13.- No cabe duda.- Il est hors de doute que…

14.- Retratarse = tomarse una foto.

15.- Desenfocado/-a.- deformado/-a.

16.- Con otra mendiga cualquiera.- Avec quelque autre mendiante que ce soit.

17.- El apodo = el mote.- le surnom.

18.- Rayano/-a.- cercana, próxima.

19.- Una nana = una canción de cuna (sirve para dormir a los bebés).

20.- Un cachivache.- Un truc, un machin.

Cuestionario

1.- Dibuja a Miss Lunatic según la descripción física del primer párrafo. No te olvides de dibujar los elementos que suele llevar.

2.- Vuelve a leer el segundo párrafo y saca los intrusos en la lista siguiente:

una bruja malvada   –  una maga  –  una mujer cobarde  –   una mujer complicada  – una heroína  –  era muy deportista  – era desconocida por todos  –   era extravagante.

3.- Da argumentos del texto que te permiten afirmar por qué los elementos anteriores (N° 2) NO son intrusos.

4.- Cita tres elementos del tercer párrafo que a tu parecer le dan a Miss Lunatic un aspecto contradictorio y peculiar, fuera de lo común.

5.- ¿Cuál de estos tres elementos te parece correcto para definir a Miss Lunatic? Di por qué citando una frase del texto.

a.- Loca        b. Libre    c. Pretenciosa               d. Legendaria

Tarea:

Imagina que Miss Lunatic y Sara son amigas: una historia en que se encuentren en Central Park.

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s